Síguenos en:

Por qué debemos revisar la vista durante el embarazo

Por qué debemos revisar la vista durante el embarazo
1votos
1 2 3 4 5
Gracias por votar este artículo

Durante el embarazo, al igual que las mujeres cuidan diferentes aspectos de su salud, no deben olvidar uno muy importante y que a veces queda desplazado, como es la salud visual. Esta también puede verse afectada durante la gestación, muchas veces de forma transitoria, pero no por ello hay que echarla en olvido.

Las mujeres embarazadas presentan variados cambios hormonales que pueden influir de forma importante en su salud visual. Por ello, aquellas que tienen problemas de visión previos a la gestación, como hipermetropía, astigmatismo y miopía, deben ser valoradas por un especialista a lo largo de los nueve meses de embarazo, así como en el período posterior al parto, para prevenir posibles problemas y actuar en el caso de que sobrevenga alguno. Por ejemplo, aquellas con una miopía muy elevada, tienen más riesgo de padecer desprendimiento de retina en el parto y preparto. También se puede sufrir un empeoramiento de enfermedades ya existentes, como la retinopatía diabética o inflamaciones oculares.

Así, es recomendable realizar, al menos, una revisión oftalmológica durante el embarazo. Y más aún si la futura madre padece alguna dolencia en los ojos.

Los cambios hormonales que afectan a la visión suelen darse principalmente en el último periodo del embarazo, a partir de la semana 30, por lo que las revisiones son más importantes a partir de ese momento. Además de las enfermedades ya existentes, pueden surgir también  algunos problemas nuevos que pueden padecer las embarazadas. Entre ellos, encontramos:

-          Edema, que puede molestar a la hora de la visión, derivado de la retención hídrica general en el cuerpo, que también puede afectar a los ojos. Normalmente, este edema suele desaparecer tras el parto

-          Sequedad ocular, para lo que es aconsejable visitar a tu óptico para que le recomiende lágrimas artificiales y lubricantes

-          Conjuntivitis

-          Molestias con el uso de las lentillas debido a la sequedad del ojo

-          Migrañas

-          Disminución de la presión intraocular y cambios corneales, que pueden conllevar una intolerancia a las lentillas e, incluso, a cambios de graduación

-          Ceguera cortical

-          Coriorretinopatía serosa central

-          Hinchazón de párpados

Para prevenir esta serie de problemas, lo más indicado es estar vigilante ante cualquier alteración que pueda surgir y, sobre todo, acudir a su óptico-optometrista para que le haga los exámenes necesarios, de forma que su salud visual se encuentre perfectamente controlada a lo largo de todo el embarazo. Además, una vez concluida la cuarentena, habitualmente los cambios hormonales cesan y la mujer puede acudir a graduarse con total normalidad, ya que su graduación puede haber experimentado cambios durante la gestación.

¿Estabais al tanto que las mujeres debían tomar estas precauciones durante el embarazo?

¡Ya sabéis que deben ponerse en buenas manos!

#MultiópticasLucena

Noticias relacionadas

Comentarios

No hay comentarios

Deja un comentario

Escribe tu nombre
Nombre
Email (no lo haremos público)
Tu web
Tu comentario
Introduce el código captcha de arriba